Miércores, 8 de agosto de 2007

15 años avalan a Carmen García en la presidencia de la primera asociación de empresarios y comerciantes que se creó en A Guarda

 

Carmen García Braga preside la Asociación de Empresarios de A Guarda desde el 3 de octubre de 1992. Desde entonces ha sido reelegida en siete ocasiones. Con ella, este colectivo empresarial ha ido tejiendo un conjunto de servicios que llevaron a ACIGU a ser una de las asociaciones más dinámicas, con mayor impulso y con una proyección de futuro que otras asociaciones han querido imitar.

 

Carmen, hay logros importantes en su gestión: sólo por citar tres mencionamos el reparto domiciliario, la sede social y, más recientemente el Centro de Oportunidades ACIGU. ¿Ha tocado techo la asociación que preside en cuanto a grandes iniciativas?

            Techo no vamos a tocar nunca, ni físicamente ni en la gestión. Nosotros queremos alcanzar el mayor número de asociados posibles y unificar los sectores en nuestra asociación. Queremos que el comercio, la industria y los profesionales locales estén agrupados. No vamos a tocar nunca techo hasta conseguirlo, y para lograrlo, tenemos que dar servicios, y tampoco ahí vamos a tocar techo. Pero insisto, lo más importante es la unificación.

 

Lo han ratificado y repetido en varias ocasiones tanto el presidente de la Federación Provincial de Comercio, Antonio Reguera, como el presidente de la Federación de Empresarios de Galicia, José Mª Seijas López, que ACIGU es modélica en Galicia. ¿Qué significa para Carmen García este reconocimiento pronunciado en público en distintas ocasiones?

            Es un honor que el presidente de la Federación Gallega y que el presidente de la Federación Provincial de Comercio hagan estas valoraciones; pero tenemos que ser realistas, ACIGU realmente es así, y no soy modesta, sí completamente realista. ACIGU es un ejemplo, no sólo a nivel autonómico, sino también a nivel nacional y un referente. Damos la totalidad de los servicios que se pueden dar como Centro Comercial Abierto, y aún así no vamos a parar, y para eso estamos.

 

Recientemente hubo cambio de gobierno en A Guarda. Por vez primera, y con mayoría absoluta, gobierna el Partido Socialista. ¿Qué le pide la presidenta de la Asociación de Empresarios de A Guarda, y qué espera, de nuestro políticos locales?

            Que gobiernen con seriedad, con constancia, con firmeza. Que se olviden de las políticas de voto y que piense sólo en el futuro de A Guarda, y para eso es importante en estos momentos, sin entrar en detalles, nuestro Plan General que marcará nuestro futuro. Que tengan en cuenta todo: a la población guardesa, al comercio y a la industria, al ciudadano de a pie. No pedimos nada más, si eso se cumpla lo demás lo podemos dar por hecho.

 

Determinados establecimientos, que se han instalado en los últimos años, incumplen, al parecer, los horarios comerciales. Esta cuestión ha preocupado a ACIGU que ha presentado su queja ante una situación que no respeta la legislación vigente y no respeta a los comerciantes y empresarios.

            Nosotros, desde ACIGU, presentamos nuestras quejas al ayuntamiento y, desde la institución local, a su vez, las han tramitado a la delegación provincial de la Consellaría de Innovación e Industria que es quien tiene las competencias en esta materia. Conseguimos que uno de esos establecimientos cierre los domingos y seguimos con el otro que mantiene sus puertas abiertas y que me imagino que la Xunta tendrá incoado expediente sobre él para que cumpla la legislación. Tenemos que respetar a todos los comerciantes de A Guarda y nosotros desde ACIGU así lo hacemos no sólo para nuestros asociados sino también para el colectivo en general. La ley lo recoge: todos los establecimientos de más de 150 metros cuadrados tiene que cerrar los domingos y festivos, y no les queda más remedio que cerrar.

 

Estamos en la semana de nuestras grandes fiestas. En los últimos años la Comisión presidida por Miguel Español viene organizando esta larga semana. ¿Qué valoración hace usted de la programación y, en general, de esta Semana Grande en la que, por cierto, participa también usted en el Desfile del Sábado con el traje regional?

            Personalmente si no me visto con el traje regional, para mí no son las Fiestas del Monte. Nosotros, ACIGU, estamos muy agradecidos a la Comisión de Fiestas del Monte que llevan tantos años y que lo hacen extraordinariamente bien, y aunque todo es mejorable, llevar a cabo toda una semana de fiestas es una labor dura; hay que conseguir mucho dinero; los presupuestos a cubrir son importantes. No podemos sino más que valorar muy positivamente el esfuerzo de la Comisión de Fiestas y apostamos por ellos para que lo sigan haciendo bien y, si es posible, mejorarlo.

 

Volviendo a la presidenta. Después de tantos años, y con objetivos cumplidos, ¿hasta cuando tenemos presidenta?

            Yo me someto a elecciones cada dos años y aquí siempre se me elige por aclamación, por unanimidad. A mí me gusta mucho; creo que nací para el mundo empresarial y mientras me sigan eligiendo, y yo tenga ganas y me encuentre ágil y siga rindiendo a nuestros asociados, y que el personal siga aguantándome, mi proyección en el futuro seguirá por ahí, en el mundo empresarial.

 

Mírese en una bola de cristal. ¿Cómo adivina su futuro: en el ámbito empresarial o en la cosa política?

            Lo adelantaba ya. Llevo muchísimos años en la empresa, cumplo hoy 31 años en la empresa y siempre entre materiales, digamos, ajenos al ámbito que se consideraba propio de una mujer, entre aceros inoxidables y hierros, para mí es un mundo apasionante. Yo me veo ahí y no pienso jubilarme nunca, aunque aún me faltan muchos años. Ahora, yo no descarto nunca la política; pero municipalmente, seguramente que no. De todos modos, la política forma parte de la sociedad; el mundo en el que vivimos es político, y si quieres hacer empresa, también tienes que hacer política; si quieres estar en una asociación de empresarios también tienes que hacer política. No descarto nunca, digamos el mundo de la política.